27 June 2019

 

La emoción y la expectativa se hicieron tangibles durante la visita del General Brian Peddle y la Comisionada Rosalie Peddle (Presidenta Mundial de los Ministerios Femeninos) al Territorio de Indonesia con motivo del 125 aniversario del Ejército de Salvación que comenzó en el país.

Cuando los líderes internacionales llegaron al aeropuerto internacional de Jakarta, la intensidad del saludo de los cadetes hacia el General con un ferviente “Aleluya” fue inspirador, e inmediatamente generó un clima de unidad.

Se presentaron bufandas y flores tradicionales, acompañadas de las primeras de muchas sonrisas, fotos y fuertes apretones de manos.

Al día siguiente, el General y la Comisionada Peddle, acompañados por los líderes territoriales, los comisionados Peter y Jenny Walter, viajaron a Palu, en Sulawesi Central. Danzas tradicionales, girnaldas de flores y una exhibición cultural fueron parte de la bienvenida en ese lugar.

Muchas partes de Palu están siendo completamente reconstruidas tras el daño del terremoto de 7.5 grados de magnitud que tuvo lugar en septiembre de 2018.

El General se dispuso a mostrar apoyo y a dar aliento a la comunidad local, y viajó a distintas zonas afectadas por el desastre y la devastación. Un encuentro memorable se dio con la Capitana Susan Assah-Sereh del Cuerpo de Jonooge, donde la nueva sala del Ejército de Salvación había sido destruida. La capitana les contó a los líderes internacionales la cautivante historia de cómo ella y su hijo sobrevivieron milagrosamente al terremoto. Al grabar un mensaje en video a los Salvacionistas de todo el mundo, el General describió a los Salvacionistas de Indonesia como “gente de fe” para quienes “hay un largo viaje por recorrer, pero que poseen un espíritu inquebrantable”

Más tarde, el General firmó placas para los edificios de tres cuerpos que fueron gravemente afectadas por el terremoto, pero que ahora están restaurados. La cena tuvo lugar en el Hospital Woodward del Ejército de Salvación, el cual tuvo una participación integral durante los primeros días posteriores al desastre. El hospital ofreció servicios médicos, incluídas clínicas móviles que recorrieron aldeas remotas y sesiones de acompañamiento ante situaciones traumáticas durante seis meses. El general expresó su gratitud por el excelente trabajo que se llevó a cabo, y por cómo esto marcó una diferencia en la comunidad.

 

From a report by Envoys Kevin and Jane Sandford